Qué es CQI-9 (…y que no lo es)?

Se trata de una tendencia  “reciente” en la industria automotriz en pro de la mejora continua: la evaluación de los procesos especiales. “Reciente” es un término relativo considerando que algunas industrias llevan años certificando sus procesos especiales. Por ejemplo, la industria aeronáutica cuenta con un organismo para llevar a cabo esta función (PRI Nadcap), pero ese es tema para otra entrada.

Desde su nacimiento en el 2006, la esencia de CQI-9 consiste en el desarrollo de un sistema de gestión de Tratamiento

CQI-9: Heat Treat System Assessment ver 3

Térmico con el objetivo de promover la mejora continua y reducir la variación y el desperdicio en la cadena de valor. Este objetivo no difiere mucho del resto de las CQIs (CQI-11:Plating, CQI-12: Coating, CQI-15:Welding, CQI-17: Soldering) sin embargo, en los últimos años en los que hemos ayudado a las organizaciones en la implementación de los requerimientos técnicos, percibimos que existe confusión en general respecto al alcance y objetivo del documento.

Existen dos retos principales para la implementación efectiva de CQI-9: 1) El entendimiento adecuado de los requerimientos técnicos y 2) La ejecución correcta del proceso de evaluación. Para superar el primer reto nuestra recomendación es acercarse a los expertos en gestión de Tratamiento Térmico; para enfrentar el segundo a continuación les comparto algunos puntos clave que les permitirán entender lo que es y lo que no es la evaluación CQI-9.

 

Empecemos con un poco de contexto. La HTSA (Heat Treat System Assessment) se identifica con la codificación CQI-9 y forma parte de los documentos de gestión de calidad automotriz que emite y promueve la
reconocida organización AIAG (Automotive Industry Action Group). Junto a las core tools (APQP, PPAP FMEA, Plan de control, SPC, MSA) se trata de una herramienta documental que define el procedimiento de evaluación y los requerimientos para un sistema de Tratamiento Térmico. El comité técnico de AIAG que diseña y desarrolla la CQI-9 está formado por voluntarios de la industria automotriz con trayectorias reconocidas en metalurgia y operaciones de procesamiento térmico.

 

También te puede interesar: Que és CQI-9?

 

Una confusión común en las organizaciones es tratar a CQI-9 como una acreditación o certificación similar a ISO o TS. Es decir, siendo una herramienta de evaluación documental, no existe tal cosa como certificarse en CQI-9 y por lo tanto debemos ser cuidadosos en la forma en que afirmamos el cumplimiento de estos requerimientos. Pretender “certificarse” o afirmar estar “certificado” en CQI-9 sería tan desatinado como acreditarse en Planes de control o SPC. La HTSA es una evaluación que forma parte de los requerimientos específicos de ISO/TS 16949 para OEMs como Ford, GM y Chrysler, y por lo tanto se deberá mostrar el cumplimiento si la cadena de valor cuenta con operaciones de Tratamiento Térmico (la organización y sus proveedores).

 

Ahora bien, ¿Cómo demostrar entonces el cumplimento con los requerimientos de CQI-9? Otra confusión muy común es pensar que existe un organismo particular que te “certifique” en la HTSA cuando en realidad no funciona de esa manera. De hecho, el documento mismo de CQI-9 claramente define los requisitos de la persona o personas que realizarán la evaluación (assessor) así como el procedimiento para llevarla a cabo.

 

Requerimientos del Evaluador:

 

Para realizar el proceso de evaluación empleando la HTSA, se debe contar con una persona (o grupo de personas) que reúnan la siguiente experiencia específica:

 

  1. Ser auditor interno experimentado en sistemas de gestión de calidad (ISO/TS 16949, ISO 9001, etc). 
  2. Contar con conocimiento en tratamientos térmicos. La evidencia de ello debe incluir 5 años de experiencia en operaciones de tratamiento térmico o una combinación de educación formal en metalurgia y experiencia en tratamiento térmico que totalicen 5 años.
  3. Conocer y estar familiarizado con la aplicación de las core tools.
Cuando se requiere mas de una persona para cumplir los requisitos anteriores, el evaluador líder será el que cumpla con el requerimiento 1.
Procedimiento de Evaluación:
  1. El primer paso es conseguir una copia actualizada de la 3 edición de la HTSA emitida por AIAG. Parece un poco absurdo indicar este paso en el procedimiento pero la experiencia dicta que la mayoría de las organizaciones solo cuenta con el famoso archivo de MSExcel que contiene los formatos y generalmente no es adquirida a través de fuentes autorizadas. El documento completo  emitido por AIAG cuenta con información específica y detallada que no está incluida en los formatos electrónicos.
  2. El siguiente paso es identificar todos los procesos de tratamiento térmico a los que le aplique la CQI-9 de acuerdo al listado del requerimiento 1.2 y registrarlos en la portada del documento (cover). Existen 8 tablas de proceso referenciadas en este punto y son específicas a cada tipo de tratamiento
    1. Aleaciones Ferrosas: Carburizado, carbonitrurado, Temple+revenido, Austempering, Martenpering, Revenido, Precipitación y envejecido
    2. Nitrurado y nitrocarburizado
    3. Tratamiento térmico Aluminio
    4. Tratamiento térmico por inducción
    5. Recocido, normalizado y relevado de esfuerzos
    6. LPC (carburizado al vacío)
    7. Tratamiento térmico de piezas sinterizadas
    8. Nitrurado iónico
  3. Una vez concluidos los pasos anteriores, ahora procede a contestar las preguntas de la evaluación o “assessment” y determinar el nivel de cumplimiento de la sección 3 y sus fracciones: 1 Responsabilidad Gerencial, 2 Manejo de material en piso y 3 Equipo. Debes también realizar al menos una auditoría de pieza durante como parte la evaluación (Parte 4 Job Audit). Evaluaciones que no incluyan Job Audits simplemente no se consideran completas.
  4. Resuelve los puntos identificados como “No Satisfactorios” y determina las acciones correctivas. La evidencia de este paso debe incluir el análisis de causa raíz y la implementación de las acciones. Se cuentan con un periodo de 90 días para completar las acciones correctivas.
  5. Los puntos identificados como “Necesita acción inmediata” deben abordarse de la misma manera que el paso anterior.
  6. Deberás conducir esta evaluación de manera anual, a menos que tu cliente especifique otra cosa

El tratarse de un ejercicio de “Autoevaluación” implica un reto particular. Como nos comenta Pete Batche, uno de los miembros

Pete Batche en el congreso de CQI-9 y Calidad en Tratamientos Térmicos organizado por GTS. Querétaro, MEX 2014

 

principales del comité de CQI-9 y ponente en varios de los eventos que hemos organizado en GTS, si no encuentras ningún hallazgo en tu evaluación, probablemente estás haciendo algo mal. Llenar todas las preguntas como “Satisfactorio” sin un juicio profundo de la operación no aporta ningún valor a tu organización, solo es tiempo perdido. Evidentemente el valor de esta herramienta radica en su aplicació¿Necesitas ayuda con CQI-9 / AMS2750? Visita Global Thermal Solutionsn honesta, pues la mejora en todos los aspectos de la vida nace de un ejercicio de introspección y autocrítica.
Artículos Relacionados: Llega BMW a México

 

 

 

Victor Zacarias

Heat treat management expertise: CQI-9, AMS2750

More Posts - Website